Laura Ru

BIO

Laura Ru nació en Madrid,  en 1971. La inclinación hacia el dibujo y la pintura estuvo muy presente desde los primeros años, en un entorno en el que dedicarse a la pintura no era una opción práctica. Así fue como empezó sus estudios en la Facultad de Medicina de Alcalá de Henares, dándose cuenta a los pocos años de que su camino no iba a ir en esa dirección; la pulsión por dibujar y pintar era demasiado poderosa.

Así comienza su formación artística en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Complutense de Madrid, licenciándose en la especialidad de pintura en 1999.

Su trayectoria la lleva a experimentar con distintos materiales y texturas, influenciada por grandes de la pintura informalista de España, como Tàpies, Lucio Muñoz, Millares o Esteban Vicente. Desde las primeras obras serán protagonistas las texturas, los materiales pétreos, como el polvo de mármol, la piedra pómez, el esmeril, la arena, el yeso o la escayola, entre otros. Materiales moldeados, arañados, salpicados… Tejiendo múltiples capas que se entreven a través de grandes incisiones, en una mezcla entre escultura y pintura. Y poco a poco, a través de los años, esa violencia se va suavizando y va adquiriendo más serenidad y más luz al asimilar las técnicas sobre papel, como la acuarela y la tinta china. Y al aplicar el collage y el gofrado para añadir nuevas texturas a los trabajos sobre papel. Poco a poco la naturaleza empieza a invadir los cuadros: cortezas, raíces, líquenes o piedras, se incorporan por medio del collage fotográfico de un modo a la vez simbólico y táctil.

Su trabajo la ha llevado a participar en numerosas exposiciones individuales y colectivas, como en la Galería Dionis Benassar de Madrid o el Palacio Ducal de Medinacelli en Soria, así como en múltiples ferias internacionales.

Su obra forma parte de la colección de la Fundación DEARTE y del Patrimonio Artístico de Paradores de Turismo de España, entre otros.

Fue galardonada con la medalla de oro por la Académie Européenne des Arts, con sede en Bélgica, en 2010.

 
 

«… Lo inorgánico nos lleva hasta lo orgánico, el cuadro cobra vida con formas sinuosas, arrugándose, rompiendo la materia para dejar entrever lo imaginario.

El uso del acrílico realza los colores y los contrastes que se establecen en las tablas. La tela es la piel que reviste la realidad, es el muro que tienen que superar los sentimientos, los pensamientos, para salir al exterior y hacerse oír en el mundo que vivimos.

«… Lo que Laura Ru pinta, también lo escribe y lo recita, es poesía visual. Como en la poesía, sus cuadros expresan sentimientos y sensaciones más allá de las palabras y de los pigmentos. Expresan pasiones del alma, nos hablan de paisajes imaginados, de una realidad que habita en lo más recóndito de la autora.»

José Gómez Rubio (extracto del texto para la exposición en el Palacio Ducal de Medinaceli. Soria).